Copias

El soporte más popular en la actualidad para la difusión y presentación de fotografías es una pantalla LCD. Sin embargo, en términos de exposición fotográfica, nada puede compararse a una buena copia impresa, bien enmarcada e iluminada. Para mí, una fotografía que completa su proceso en una pantalla es una fotografía inacabada. Por eso creo mis fotografías pensando en la copia impresa como medio final de exposición. Concibo y realizo tanto la toma como el procesado para que las imágenes desarrollen todo su potencial expresivo en la forma de copias impresas.

La tecnología de impresión fotográfica actual brinda unas posibilidades inimaginables hace tan solo dos o tres décadas. El cuarto oscuro del fotógrafo, ahora curiosamente llamado analógico, se ha sustituido por un ordenador y una impresora. La impresión de copias que antes requería de equipos e instalaciones especiales que ocupaban mucho espacio (ampliadora y laboratorio para manejo de soluciones de revelado) ahora puede hacerse cómodamente en una habitación normal de un piso. Además, esta transformación tecnológica se ha producido sin una merma de la calidad de la copia impresa. Al contrario, la calidad que se puede alcanzar hoy con la técnica de impresión digital es soberbia, especialmente en las copias en color. Imprimir una copia fotográfica es un autentico placer.

Imprimo mis copias mediante impresoras profesionales EPSON, con tintas de pigmentos EPSON ULTRACHROMETM en base acuosa. Esta técnica permite alcanzar un excelente detalle en la impresión. Como resultado se obtienen impresiones de altísima calidad, con colores de una densidad y saturación excelentes. La calidad de estas impresiones en color supera a copias realizadas con procesos fotoquímicos tradicionales en términos de densidad, intensidad y durabilidad.

Realizo la impresión sobre papeles de diferentes gramajes y acabados superficiales de reputados fabricantes. Fundamentalmente imprimo las copias en dos tipos de soporte: papeles fotográficos RC Lustre, con un acabado muy similar al clásico papel fotoquímico y papeles FineArt 100% algodón o alfa-celulosa, con acabado brillante o mate. Entre los primeros utilizo Epson Premium Luster Photopaper y Hahnemühle Photo Luster 260, entre los segundos uso Hahnemühle Photo Rag Baryta 315, Hahnemühle Fine Art Pearl 285, Canson® Infinity Rag Photographique 310. Este tipo de impresión ofrece una reproducción excepcional y una durabilidad elevada, ya que estas copias pueden alcanzar varias décadas de exposición sin experimentar alteraciones significativas en el color según Wilhelm Imaging Research, Inc.