Pastos de Montaña

Pastos de Montaña
Pastos de Montaña en Cangas de Onís, Asturias.

Una típica imagen de la media montaña cantábrica, en este caso en el concejo de Cangas de Onís. Una escena que por desgracia es cada vez menos frecuente en la montaña asturiana. La despoblación rural y el abandono de la ganadería extensiva están transformando de manera lenta, pero inexorable, los hermosos pastos de montaña en monte bajo de tojos y zarzas. Los pastores, con su actividad a lo largo de los siglos, han sido los arquitectos de gran parte del paisaje asturiano. Sin ellos y su ganado, las suaves praderas de montaña no existirían. Si ellos se van, el monte vuelve.

Siempre que paso por zonas de pastizal abandonadas me pregunto si, con el tiempo y en ausencia de intervención humana, esos terrenos se transformarían en bosques naturales. Probablemente sí. Es triste observar el abandono del monte con todo lo que ello conlleva. Pero me resulta muy estimulante fantasear con que la naturaleza pueda recuperar aquello que antaño fue totalmente suyo. Sería fascinante viajar en el tiempo y caminar por las laderas de la cordillera cantábrica dentro de 200 o 300 años. ¿Qué nos encontraríamos? ¿Continuará este proceso de despoblación en contra de la tendencia global? ¿Encontraríamos nuestros queridos montes repletos de osos, lobos, urogallos y linces? Bendita imaginación.

Datos técnicos: Canon EOS R, EF70-200mm f/4L.

Galería Legado de Montaña.

Un pensamiento sobre Pastos de Montaña

Deje un comentario