Un Nuevo Amanecer

Un Nuevo Amanecer
Amanecer invernal en Peña Rueda

Fotografiar la montaña al amanecer tiene una componente de impredecibilidad importante. Fotografiar al alba requiere, al menos para aquellos que no vivimos al pie de la montaña, salir de casa de noche cerrada, en ocasiones horas antes del crepúsculo, conducir y caminar hasta la ubicación elegida y...  cruzar los dedos. Anticipar el estado del cielo que se va a encontrar en la montaña al amanecer, basándose en la previsión meteorológica o mirando al cielo nocturno de la ciudad unas horas antes, no es precisamente una ciencia exacta.  A menudo, las condiciones locales son muy diferentes a las previstas y la expectativa de un amanecer lleno de color se trunca, tornándose en un amanecer gris.

Otra dificultad adicional es la de encontrar a oscuras la localización exacta desde donde se quiere realizar las exposiciones. La mayoría de las veces se sale del coche con la limitada iluminación de una lámpara frontal que, por muy potente que sea, no tiene capacidad para iluminar el paisaje. No obstante, esta dificultad puede controlarse bastante bien identificando de antemano, a la luz del día, los lugares desde los que se quiere fotografiar.

Esta fotografía de Peña Rueda ha sido tomada antes de la salida del sol. Durante los minutos previos al orto, la luz dispersada por el cielo, tiñe el paisaje con unos tonos azulados de una estética particular, es la denominada hora azul. Cuando además en el paisaje predomina la nieve, como es el caso, los tonos azulados son mucho más intensos.

Datos técnicos: Canon EOS R, RF 24-105 f/4 L, polarizador, panorámica de 3 fotografías.

Galería Macizo de las Ubiñas.

2 comentarios sobre Un Nuevo Amanecer

    • Sí, esta vez salió bien. Además el madrugón me resulto muy gratificante, hacía varios meses que no vivía un amanecer en la naturaleza. Es demasiado tiempo.

Deje un comentario